sábado, 26 de septiembre de 2009

Brasil: SUICIDIO DE INDÍGENAS

América Latina, es un continente poblado por múltiples comunidades indígenas que hacen de este vasto territorio una especie de gran Mola (Tejido de llamativos y variados colores por los grupos indígenas Kuna de Panamá y Colombia) en toda su extensión. Brasil, no es la excepción pues representa para el mundo un porcentaje muy importante de etnias, como parte de la riqueza que contiene el ecosistema amazónico en su geografía.
La mayoría de las 270 etnias que conforman el Brasil indígena, han sobrevivido durante siglos a la constante presión de los colonos, de las empresas multinacionales de petróleo y madera, entre otras; que con su presencia vienen disminuyendo sus territorios y con ellos la supervivencia de los pueblos. A pesar de su resistencia para mantener su cultura y sobrevivir como grupo, son muchos los problemas a los que están expuestos continuamente, hecho que conlleva a la disminución de la población. Una de estas problemáticas, es el aumento considerable de los suicidios entre los jóvenes indígenas de este país. De acuerdo a la organización encargada de defender los derechos de las comunidades indígenas, entre 1994 y 1997 se registraron 112 suicidios; y en estado de Mato Grosso se han registrado 34 en lo que va de este año. Los Kaiowá, un subgrupo guaraní, en 1995, se notó cifras elevadas de suicidio.
El último se registró la semana pasada en el mismo estado. Allí una niña indígena Guaraní caiuá de 11 años, se ahorcó en la aldea de Bororo en Dourados. Esta noticia ha causado gran impacto entre la opinión pública, (aunque los periódicos locales no hicieron mayor mención al respecto). En este sentido algunos la interpretan como un hecho emblemático con las celebraciones de los 500 años, ya que los grupos indígenas llevan siglos viviendo en condiciones de miseria que vulneran su cultura.
Según los líderes de las comunidades, esto sucede por la inmensa presión que están viviendo los indígenas al versen despojados de sus territorios, así como también a la pérdida de todo lo que representa su cultura. La miseria a la que están sometidos al perder la propiedad sobre la tierra, y el tener que trabajar fuera de sus territorios genera el rompimiento con los lazos de pertenencia y de identidad; mediatizados por la forma en que están estructuradas la propiedad de la tenencia de la tierra en su territorio. Por ejemplo, los Kaiowá desde 1945 redujeron de 402.325 km2 a 276km2 sus tierras, y existen alrededor de veinticinco mil kaiowá, de los cuales hoy alrededor de seis mil viven en sólo veinticinco hectáreas.
Las entidades gubernamentales y no gubernamentales que trabajan en la zona, se enfrentan a los bajos presupuestos para llevar a cabo una investigación que permita conocer las causas que llevan a este aumento progresivo de suicidios.
Alrededor de este fenómeno se ha tejido cualquier cantidad de explicaciones, pero ninguna logra encontrar una respuesta que permita abordar este problema a fondo, todo lo contrario, la mayoría se contradicen con la realidad. Entre las causas de muerte de más de 340 indígenas analizados por el Consejo Nacional de salud, el suicidio ocupa el tercer lugar después de los problemas cardiacos y de desnutrición.

RINCON DEL ANTROPOLOGO www.plazamayor.net/antropologia/archtm/
EQUIPO EDITORIAL BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA IBEROAMERICANA ENERO 2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada